Laboratorios Farmasa, S.A. de C.V. / Búfalo No. 27 • Col. del Valle • 03100 • México, D.F. Tel: (52 + 55) 5200 2680 Fax: (52 + 55) 5200 2685
 
Consulte a su médico
ansiedad farmacología conclusión
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
1 1 1
 
Farmacología
• Farmacología
• Farmacocinética

 
1
1

Es difícil definir en un modo preciso el perfil farmacológico de la valeriana, que siempre ha sido considerado como un agente calmante y una buena ayuda para conseguir el sueño.

En estudios farmacológicos anteriores de principios de siglo, mostraba que tenia un efecto sedante. Por los hechos farmacológicos la valeriana permaneció en uso cuando se desechaban otras drogas vegetales. La Valeriana contiene más de 150 constituyentes químicos; muchos de ellos farmacológicamente activos. Existe una variación sustancial en los constituyentes químicos en plantas de diferentes fuentes, por condiciones de cultivo, métodos de proceso y condiciones de almacenamiento. Aún en extractos de planta estandarizados y comercializados en Alemania, existe alguna variación en la cantidad de diferentes constituyentes químicos que pueden ser la diferencia en la eficacia clínica, ver Tabla 1.

A pesar de estas diferencias, los efectos clínicos muestran ser extraordinariamente consistentes en las diferentes preparaciones.

Aunque los efectos sedantes de la raíz de la planta se han conocido por siglos, los compuestos químicos responsables de sus actividades, no han sido totalmente identificados. Las investigaciones preliminares indicaron que la fracción volátil fue responsable solamente en parte de la acción sedativa de la valeriana.

Los efectos de la valeriana sobre el sistema nervioso central han sido atribuidos a los valepotriatos, sus productos de (baldrinales), ácido valerico, valerenal, valeranoa y otros constituyentes en el aceite esencial, que se considera, contribuyen en los efectos sedantes de la valeriana. El ácido valerinico tiene efectos relajantes de músculos, antiespasmódicos e inhibe la descomposición del ácido gammaaminobutírico (GABA) en el sistema nervioso central.

Al mismo tiempo, el ácido valerico fue considerado como el responsable de los efectos sedantes de esta hierba, pero faltan estudios evaluando el compuesto aislado y documentar con apego clínico sus efectos sedantes. De tal forma que la mayoría de los investigadores de fitofármacos concluyen: “es el conjunto de los ingredientes, y no solo uno, los que confieren los efectos terapéuticos a la Valeriana, debido a que ninguna sustancia de sus constituyentes ha demostrado tener estos efectos clínicos en
forma aislada”.

Como ejemplo de esto en otras preparaciones, los remedios preparados con especies relacionadas, Valeriana edulis (la valeriana mexicana) o Valeriana wallichii (la valeriana india) contienen mezclas de valepotriatos, con gran cantidad de dihidrovaltrato e isovaltrato; estas preparaciones se usan para tratar problemas de concentración mental, estrés y ansiedad.

Más recientemente registros de EEg y métodos bioquímicos proporcionaron una investigación más cercana de los efectos sobre el sistema nervioso central. Algunas pruebas bioquímicas han sido llevadas a cabo para mejor entender el mecanismo de la acción sedativa de la valeriana; desgraciadamente la mayoría de las investigaciones fueron llevadas a cabo en fracciones aisladas o en compuestos puros y no en el tradicional extracto, que aún se usa como droga.

•Experiencia clínica
Neuro-psiquiátrico: Sedante, ansiolítico.

a. Numerosos estudios han demostrado que el extracto de la valeriana posee características sedantes ligeras y tranquilizantes, más el mecanismo de acción para estos efectos aun no ha sido clarificado, pero en diferentes ensayos efectuados en cerebros de ratas, se demostró que la administración de los extractos (acuoso e hidroalcohólico) de Valeriana officinalis, evidencian una gran afinidad por los receptores GABA-A (mecanismo de tipo benzodiacepínico).

i. Información en vitro: los extractos de valeriana que contienen aminoácidos y el ácido valerenico se ligan con el GAB-A receptor. En un ensayo con cerebro de rata, la corteza cerebral de la rata al recibir un extracto acuoso de valeriana inhibió el catabolismo y estimuló la liberación del GABA de las concentraciones de este neurotransmisor en las hendiduras sinápticas; estos efectos pueden deberse en parte a la presencia del GABA en los extractos de la raíz de la valeriana y/o a la capacidad del ácido valerenico de inhibir la degradación del GABA.

ii. Información animal: Se investigó la actividad en animales sobre el decremento de movilidad espontánea, sobre la característica conductiva, sobre choques eléctricos y la prolongación del tiempo de sueño inducido por barbitúricos.

El efecto sedativo fue demostrado al reducir la movilidad y la alteración de los reflejos en los ratones.

Los valepotriatos fueron usados como una mezcla que contenía 15% de valtrato, 80% de dihidrovaltrato y 5% de acevaltrato. Esta mezcla mostró un efecto tranquilizante en ratones a dosis de 31mg/kg, comparables con los de la cloropromazina a 10mg/kg. Varias pruebas mostraron una mejoría en la coordinación en los animales a los cuales se les dio valepotriatos, mientras que aquellos que se les dio cloropromazina perdieron la mayoría de su coordinación. Las pruebas de conducta sobre gatos no mostraron decremento en la reactividad, pero si decremento en la inquietud, ansiedad y agresividad. Estas pruebas identificaron cercanamente la actividad sedativa del extracto de valeriana con los valepotriatos.

Los valepotriatos también ejercen un efecto espasmódico que fue demostrado por primera vez por Wagner et al. Más investigaciones revelaron que el valtrato y el dihidrovaltrato probablemente actúan como agentes músculo-trópicos. Su acción puede deberse a una influencia sobre la entrada de Ca2+ o sus uniones al músculo. Asimismo en modelos animales, estudios electrofisiológicos en gatos, con monitoreo electrónico de diferentes áreas del cerebro, indicaron que los valepotriatos actúan sobre el cuerpo amigdaloide.

El dihidrovaltrato parecía inhibir impulsos diferentes en el hipocampo en una manera similar a las benzodiazepinas. La última clase de compuestos considerados como los principios activos de la valeriana fueron el ácido valerenico y los derivados del valerenal. Hendrinks et al en 1981 y 1985 demostró que esos componentes tenían una actividad sedativa evaluada en términos del decremento de la actividad locomotora, decremento en el rendimiento y ataxia; las dosis activas estuvieron en el rango de los 50mg/kg. Estos estudios indican que el ácido valerico se parece mucho al pentobarbital y por lo tanto es probable que tenga una actividad depresora central y general, en vez de ser un relajante de músculos o tenga un efecto neuroléptico.

En un estudio más reciente la interacción con los receptores benzodiazepina se evaluó sobre los extractos hidroalcoholicos y acuosos totales de la Valeriana officinalis. También como sus fracciones hidrofilicas y lipofilicas. El ácido hdroxivalerenico, el dihidrovaltrato y el diazepam se usaron como sustancias de referencia. Los extractos y las fracciones relacionadas se probaron en vitro para ver su afinidad al GABA, benzodiazepina y receptores barbitúricos.

El extracto acuoso total e hidroalcoholico (A), la fracción acuosa (B) derivada del extracto hidroalcoholico muestran afinidad a los receptores A de Gaba, menor que la del propio neurotransmisor . La naturaleza química de los compuestos responsables por esta actividad no tiene claramente correlación con los sesquiterpenos o los valepotriatos, ya que la fracción lipofílica del extracto hidroalcoholico, el ácido hidroxivalerenico y el dihidrovaltrato no mostraron afinidad para el receptor A del Gaba. Tal vez existen sustancias desconocidas en el extracto relacionadas con el GABA. Es de interés en esta conexión que el ácido l-aminobutirico se encontró en el extracto de valeriana.

Se ha reportado que el extracto acuoso mejora el sueño en el hombre, por lo que sugiere que el efecto observado in vitro sobre los receptores del GABA-A podría tener significado terapéutico. La fracción lipofílica derivada del extracto total hidroalcoholico muestra afinidad con los receptores barbitúricos. Esta afinidad está relacionada probablemente con la presencia de maltratos en el caso específico de Valeriana officinalis, ya que el dihidrovaltrato purificado retiene una afinidad similar a los receptores barbitúricos.

Esta información puede indicar que el efecto sedativo de la valeriana es ejercido a través de acciones sinérgeticas de los diferentes constituyentes sobre sitios diferentes en el complejo receptor de canal cloro del GABA-A

En ratones, las inyecciones intraperitoneales del ácido valerinico, valerenal y extractos enteros produjeron sedación sustancial, ataxia y efectos anticonvulsivos. Las inyecciones intraperitonales de 100mg/Kg. tuvieron efectos sedantes tan fuertes como los barbitúricos. El extracto de la raíz de la valeriana redujo la motilidad e incrementó el tiempo de sueño inducido por tiopental y pentobarbital.

En ratas, la valeriana tuvo efectos sedantes sobre la actividad EEG. El extracto de valeriana, pero no sus constituyentes químicos individuales, redujeron el metabolismo de la glucosa en el cerebro. Los valpotriatos suprimieron los síntomas asociados al retiro del diazepam. No se reporto toxicidad aguda para los extractos de Valeriana officinalis y una prolongada administración oral de sus constituyentes mayores (valepotriatos)
en ratas, no mostró alteraciones sobre animales preñados o su producto.

Esto ha llevado a los autores a proponer que la valeriana puede ser útil en el tratamiento del síndrome de retiro de benzodiazepina.

iii. Información humana: De manera primaria la investigación se ha centrado en series de casos y pruebas controladas aleatorias que han demostrado que el extracto de valeriana es efectivo en el tratamiento de trastornos del sueño de suaves a moderados, sin efectos adversos del sueño REM o efectos de resaca sustanciales.

En un estudio multicentrico de 11,168 pacientes el 70% reportó que la valeriana fue efectiva al disminuir la tensión e inquietud, mejorando las condiciones en trastornos del sueño y la mayoría reportó una mejora en el bienestar general. En una prueba doble ciego de 48 adultos colocados en una situación experimental de estrés social, los extractos de Valeriana redujeron las sensaciones subjetivas de ansiedad, pero no causaron sedación evaluable.

En Alemania la Valeriana se usa a veces para tratar el Síndrome de Atención Deficitaria en los niños. Los estudios alemanes de los años 1960’s reportaron que la Valeriana podría antagonizar los efectos hipnóticos del alcohol, mejorando la concentración y coordinación. La Valeriana está reconocida en la lista de la FDA (Food and drug Administration) y su uso está aprobado como suplemento alimenticio.

Las sobredosis de tanto como 20 veces de la dosis normal diaria no se han asociado con morbilidad sustancial.

Contrario a las benzodiazepinas, la valeriana parece no causar somnolencia residual en la mañana o detrimento en las habilidades de conducir, sin embargo como precaución se debe mencionar que puede deteriorar el juicio y la habilidad para conducir dos o tres horas después de su ingesta. Además no se reportaron efectos secundarios en los estudios clínicos, sin embargo, existe cierta preocupación acerca de su uso continuo, que puede en casos excepcionales causar efectos secundarios menores, incluyendo dolores de cabeza, excitación e insomnio.

La valeriana forma parte de un selecto grupo de fitofarmacos empleados en pacientes con historia de abuso a psicofármacos y alcohol.

 

1